miércoles, 21 de junio de 2017

El monasterio de las Clarisas de Sucre



Las monjitas del Monasterio de Santa Clara, emprendedoras turístico culturales, son parte del patrimonio vivo de la ciudad de Sucre donde su convento existe desde hace 381 años. ECOS ingresó a los claustros de las hermanas clarisas para conocer como transcurren sus días, como se forman las nuevas vocaciones, conocer sobre su historia y sobre sus medios de subsistencia, toda vez que ellas son completamente autónomas.

“Los blancos muros del convento pueden parecer por fuera intimidantes y se asemejan más a un castillo”, dijo Peter Linder el Embajador de Alemania al referirse al inmueble de Santa Clara, cuando hizo entrega de los trabajos de restauración y recuperación de coloridos murales que adornan los dos niveles del claustro.

El convento se ubica a dos cuadras de la plaza, en la esquina Calvo y sobre la calle Avaroa, donde siempre está abierta una enorme puerta verde. Al fondo, ubicado a los pies de un mural que recuerda el año de creación de la congregación hace algo más de 800 años en Asis Italia, está “el torno”, un mecanismo colonial, que deja pasar objetos de un lado al otro girando sobre su propio eje, sin tener ningún contacto visual, pero con una estupenda acústica que permite a los visitantes hablar con las hermanitas.

Es el medio usual a través del cual se establece contacto con las clarisas de Sucre, ya sea para comprarles hostias o encargar alguna manualidad.

Al otro lado del "torno", la dulce voz de sor Juanita, anuncia a ECOS que abrirá un segundo portón que conduce al claustro inferior, donde hornean sus afamadas masitas que venden al lado, en “La Casita de Clara”, el nombre que le pusieron al cafecito que abrieron al público, donde también se venden las empanadas Santa Clara, originales, entre otros productos de repostería.

Actualmente son 20 las monjitas que habitan el apacible inmueble patrimonial, aunque alguna vez llegaron a ser 300. Como antes, las clarisas de ahora fundamentan su vida en la fraternidad, la oración, el servicio y el trabajo de sus manos, adoptando el ejemplo de Santa Clara y de San Francisco de Asis.

“Un monasterio en una ciudad grita a sus habitantes que las cosas por las que tanto se afanan no valen tanto como buscar enteramente el amor de Dios”, dice Bernardo Gantier, sacerdote jesuita y responsable de la Comisión Arquidiocesana de Arte Sacro de Sucre.

El poder de su oración y el testimonio de sus vidas, se eleva por encima de los altos muros, no solo para maravillarse viendo la mano de Dios en todo, sino haciendo que su carisma siempre brille ante el mundo por su amor, por sobre todas las cosas.

Historia

La Orden de Las Hermanas Pobres de Santa Clara (Clarisas) tiene algo más de 800 años desde su creación en Asis, Italia, en 1212. Su fundadora, Clara, fue alentada por el carisma de San Francisco, al que ella admiraba como pobre itinerante.

Comenzó con un grupo de jóvenes que querían asemejarse a los pobres, vivir del trabajo de sus manos o pedir limosna para cubrir alguna necesidad.

Como hermanas que se ayudan entre ellas, habitaron la célebre iglesita de San Damián, la misma que Francisco restauró de las ruinas años antes en Asís.

La fama de Clara se extendió rápido y a las mujeres les gustaba la vida que hacía. Otras fueron fundando casas en sus propias ciudades, como por fue el caso de la princesa Inés de Praga que construyó un convento. En vida de Clara se fundaron más de 20 conventos en Europa.

Las Clarisas en Sucre

En Sucre el convento fue fundado en 1636 por María Zeballos y Vera, una dama sin hijos, viuda de Jerónimo Maldonado Buendía. Ella decidió seguir al Señor y entregó su fortuna y el trabajo de sus manos para construir el actual convento. Las crónicas que tienen las hermanitas cuentan que ella incluso elaboró los adobes junto a las otras mujeres que conformaron la orden, según explicó sor Juana a ECOS.

“Antes de que sea convento, primero fue casa de retiro para acoger a jóvenes solas en similar situación que ella, para brindarse auxilio mutuo y dedicarse al Señor”, comenta.

Zeballos, frente a la enorme necesidad espiritual de las jóvenes, decidió conformar una congregación. Con ayuda de los Franciscanos asentados en Sucre, solicitó al Rey de España Felipe IV, autorización para fundar la Orden de Santa Clara.

Cuando la misma fue conferida en 1636, pidió a las Clarisas de Cuzco apoyo para la formación de la vida contemplativa y la espiritualidad “franciscana clariana”.

“Llegaron tres hermanitas trayendo una imagen de Santa Clara para tomar los roles de Abadesa, Vicaria y Maestra para guiar a las entonces 13 señoritas que toman el hábito. Llegaron a ser alrededor de 300”, cuenta Sor Juana.

María Zeballos, descendiente de españoles y chuquisaqueña de nacimiento, construyó el convento en sus terrenos, abarcando en algún momento el manzano completo. Asumió el cargo de abadesa al fallecer la primera. La iglesia recién se construyó casi al término del Siglo XVII.

Actualmente son 20 las clarisas que habitan en Santa Clara, su abadesa es la hermana Simona Ríos. A su entorno de cuatro colaboradoras se las llama “discretas”, las otras son parte del capítulo conventual y de formación inicial.

La mayoría son jóvenes, la menor tiene 20 años y la mayor de todas 97.

Su formación conventual

Comienza en la etapa llamada “Experiencia” que abarca un mes sin compromiso y luego viene el “Aspirantado” de tres meses que es una prolongación del anterior para dar a las mujeres mayor seguridad en su decisión.

Al cabo de los primeros cuatro meses, comienza el “Postulantado” que dura un año, luego siguen dos de “Noviciado”, tres de “Juniorado o de Votos Simples” que puede abarcar de tres a seis años, lapso en el cual la novicia puede finalmente dar sus Votos Solemnes y Perpetuos.

“Por las nuevas vocaciones solo rezamos para que vengan. Muchas son jóvenes que no saben qué hacer con su vida y quieren ir al Señor pero los papás siempre se oponen. Oramos para que tengan el suficiente valor de seguir su sentimiento”, dice la clarisa, enfatizando que ahora las jóvenes vienen al convento por decisión libre.

En Bolivia hay cinco conventos de clarisas, en Sucre, Cochabamba, Coroico, San Ignacio y Puerto Suárez. Sumadas todas las Clarisas de Bolivia, no son más de 50.

Sus medios de subsistencia

Las hermanas son reconocidas en la comunidad como emprendedoras. Su principal actividad se centra en la producción de finas masitas que comercializan en “La Casita de Clara” manteniendo recetas tradicionales e innovando nuevas, de acuerdo a la demanda.

Entre la variedad de galletas están las de almendra, agua, anís, palitos de queso, chocolate, canela o vainilla, a cual más deliciosa. Pero también tienen alfajores, rollitos de queso, a solo dos bolivianos. Ahora venden su pan dulce, cuñapés, humintas en horno, olla y por supuesto las empanadas Santa Clara con la receta original, así como salteñas. Las tortas, especiales todas, son hechas a pedido, pero siempre hay alguna variedad para servirse en su local junto a un cafecito o un refresco de aloha de nueve cereales.

Sus manos son su principal herramienta y también realizan a pedido trabajos manuales en bordado, ganchillo o tejido, especialmente para bebés. Sus manteles bordados son célebres. La hermanita Juana anima a las personas a realizar encargos, aclara que también restauran imágenes e invita a visitar el Museo de Santa Clara.

“Nosotras somos autónomas, dependemos de nuestro trabajo. Si hay algo que necesitamos, para restaurar el inmueble por ejemplo, pedimos a la Alcaldía y a Patrimonio su ayuda, no así para mantenernos”, enfatiza la monjita.

De hecho no reciben ningún emolumento por parte de la iglesia o del Estado. •

El museo

El museo de Santa Clara es uno de los más místicos de Sucre y está ubicado en la Calle Calvo Nº 290.

En el coro alto están los cuadros de pintores como Bernardo Bitti, Gaspar Miguel de Berrio o Melchor Pérez de Holguin, esculturas en madera de cedro, mantelería fina con pedrería que bordaban las hermanas Clarisas, báculos y otros artilugios de plata, sillones, libros litúrgicos, iconografía de la vida contemplativa, además de instrumentos musicales barrocos, bargueños donde guardaban pedrería fina, entre otras maravillas.

El tesoro del museo es el órgano del Siglo XVII que está restaurado y el guía Gabriel Campos toca para los visitantes especiales, como representantes diplomáticos que llegan a la ciudad, delegaciones, entre otros.

Abajo esta la cripta donde fueron enterradas las hermanitas en siglos pasados y hasta hace 50 años atrás. La gente también puede visitar la iglesia y dar una vuelta por el claustro de las monjitas que ahora está vestido de gala gracias los murales barroco mestizos de 1707, restaurados con el apoyo de la República Federal Alemana.

El museo solo está abierto por las tardes de 14:00 a 18:00 de lunes a viernes y los sábados de 14:00 a 17:30. El costo para mayores es de Bs. 15 y para menores de Bs. 5. El derecho a cámara es de Bs. 5. Cuando ingresan delegaciones apenas se cobra Bs. 2.50. Es una visita altamente recomendada para los colegios.

La rutina de una Clarisa

La orden no fue fundada para estar dentro de un claustro, pero con el tiempo los Papas fueron imponiendo normas de vida contemplativa en los conventos. Las Clarisas, si así lo desean pueden salir a la calle para resolver temas urgentes como ir al médico, hacer trámites o las compras. “Nuestra mística es la fraternidad, nos dedicamos a la oración, pero no es un requisito cerrado vivir dentro de un claustro, es opcional”, aclara Sor Juanita.

Despiertan a las 5:30 a.m. y a las 6:00 ya están orando hasta las 8:00. Leen tres salmos, la dos lecturas del evangelio y de los padres de la iglesia, por ejemplo de la vida de un santo. También incluyen lecturas breves y cánticos de Zacarías. Luego realizan la oración personal y meditación.

A las 8:00 desayunan juntas y el trabajo comienza a las 8:30 haciendo labores de casa y el trabajo de repostería.

12:00 a.m. rezan antes del almuerzo y se dan ese tiempo para compartir entre hermanas.

13:30 a 15:00 es el tiempo de silencio, un descanso no solo para el cuerpo, sino sobre todo para un recogimiento personal que permita meditar por ese medio día transcurrido y pedir perdón a Dios por cualquier falta cometida. “Es un encontrarse con una misma”, dice la hermanita Juana.

Solo desde las 15:00 hasta las 17:00 tienen tiempo para realizar trabajos manuales y de ornamentos por encargo, desde manteles bordados o pintados, hasta cordones y rosarios.

A las 17:00 rezan el misterio del día en el rosario y luego van a la misa diaria de las 18:30 abierta para el pueblo. La eucaristía es para todos, la iglesia está abierta desde las seis de la tarde y el capellán es el padre Arístides Espada.

A las 19:30 comparten la cena y luego tienen un momento de recreación donde juegan y hasta bailan. También ven películas de los santos y eventualmente noticias, cuando hay muchos problemas y quieren estar al tanto de la situación.



lunes, 19 de junio de 2017

El papa Francisco viajará en enero de 2018 a Chile y Perú


El papa Francisco viajará entre los próximos 15 y 21 de enero a Chile y Perú, según anunció hoy la oficina de prensa del Vaticano, que indicó que el programa del viaje se publicará más adelante.

"Acogiendo la invitación de los respectivos Jefes de Estado y Obispos, Su Santidad el Papa Francisco realizará un viaje apostólico a Chile del 15 al 18 de enero de 2018", según una declaración del portavoz vaticano, Greg Burke.

El pontífice irá luego a Perú, entre los días 18 y 21 de enero, precisó Burke.

Participarán tres exmandatarios Mensaje del Papa abrirá Conferencia de los Pueblos

Un mensaje del papa Francisco abrirá la Conferencia Mundial de los Pueblos por un Mundo sin Muros, evento que contará con la presencia de los expresidentes de Ecuador, Rafael Correa; Paraguay, Fernando Lugo; España, José Luis Rodríguez Zapatero, confirmó el presidente Evo Morales.

Además, contará con la asistencia del secretario de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper; del responsable de Migraciones del Vaticano, sacerdote Michael Czerny, y de otras personalidades como el exjuez Baltazar Garzón, quien ya se encuentra en la ciudad de Cochabamba.

En el evento, los participantes debatirán la construcción de una ciudadanía universal “por un mundo sin muros”, el que se realizará entre el 20 y 21 de junio en Tiquipaya, Cochabamba.

“Saludo arribo de @MashiRafael, @ernestosamperp, @lugo_py, Rodríguez Zapatero y delegado del Papa... A todos los asistentes bienvenidos”, publicó el Primer Mandatario a través de su cuenta oficial de Twitter, este domingo.

SALUTACIÓN

Por su parte, el viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales, Alfredo Rada, agregó que “el Papa ha mandado una salutación a la Conferencia Mundial de los Pueblos, que será vista, porque es una grabación en video, al momento de la inauguración”.

Rada dijo que en la Conferencia Mundial de Pueblos en Tiquipaya tratarán temas migratorios, como la ciudadanía universal, la soberanía de los Estados, la identidad de los pueblos, pero también la problemática de los refugiados.

Los temas se abordarán en cuatro mesas de trabajo, además se realizarán foros, espacios en los que los representantes de las organizaciones sociales y las personalidades invitadas expresarán sus análisis sobre estas temáticas.

DECLARACIÓN

Acotó que las conclusiones se sistematizarán en un documento y también habrá una declaración de los pueblos en referencia a los derechos de los migrantes y de los refugiados.

El Viceministro resaltó las fechas de la inauguración y clausura del evento, ya que el 20 de junio se recuerda el Día Internacional de los Migrantes y el 21 se celebra el Año Nuevo Aymara.

El reconocido jurista español Baltasar Garzón fue una de las primeras autoridades en arribar este domingo a Cochabamba para participar en la Conferencia de los Pueblos. (ANF)

viernes, 16 de junio de 2017

Arzobispo: “La vida es don de Dios y no se quita, la vamos a defender”

El arzobispo de la Iglesia católica en Cochabamba, Óscar Aparicio, aprovechó la homilía de Corpus Christi para exhortar a la población sobre la necesidad de defender la vida como “un don de Dios que nadie debería arrebatar”, en clara alusión a la ley que propone aprobar la legalización del aborto para adolescentes y mujeres de escasos recursos.

La misa central de Corpus Christi comenzó ayer a las 9:00 en la Catedral de esta ciudad, con la presencia de autoridades departamentales, eclesiales y creyentes católicos. “Tenemos que aprender a respetar la vida, porque el ser humano no tiene derecho a tomarla, ya que la vida es un don, es un regalo de Dios y no se quita. La custodiamos, la vamos a defender”, dijo.

Asimismo, reflexionó a los asistentes sobre la urgencia de “construir una sociedad que defienda la verdad y los valores que se profesa como cristianos”. De igual manera, convocó a las autoridades a trabajar en conjunto, buscando el bien común. Al concluir, hubo una procesión de la Eucaristía, como símbolo de la consagración del cuerpo (pan) y la sangre (vino) de Jesús, por calles llenas de alfombras de flores, diseñadas artísticamente. En Quillacollo, alrededor de 20 colegios y una decena de grupos parroquiales se dieron cita en la cercanías del templo de San Ildefonso, sobre la calle Héroes del Chaco y la plaza 15 de Agosto, para armar las 30 alfombras florales. Estudiantes, padres de familia y profesores de colegios católicos trabajaron en el diseño y el armado de los mosaicos, desde las dos de la madrugada.

Decenas de bolsas llenas de flores de distintas tonalidades y de aserrín de colores, teñidas por los mismos estudiantes, fueron empleadas en la elaboración de los mosaicos, para darles una apariencia “tridimensional”.

Arte religioso Los estudiantes, tanto del Cercado como Quillacollo, armaron alfombras de flores para representar los símbolos católicos.
Estudiantes invierten en flores Bs 300

Cada mosaico requiere una inversión de al menos 300 bolivianos en flores. En Quillacollo, la Alcaldía otorga espacios de seis por nueve metros a cada unidad educativa para que los estudiantes puedan desplegar su arte, que es financiado por ellos mismos.

Adelia Andrade, profesora del colegio Calama, señaló que el proyecto es plasmado con el apoyo de la comunidad. “Todos los alumnos hacen llegar sus donativos, ya sean pequeñas sumas económicas o en materiales. Se invierte cerca de 300 bolivianos, tan solo en la compra de las flores”.

Javier Cruz, estudiante de la Promoción 2017 del colegio San Martín de Porres, dijo que los aserraderos les regalan el aserrín.

A renovar la fe Católicos asisteron masivamente a misa de Corpus Christi

La Iglesia Católica celebró ayer una misa masiva de Corpus Christi, a la que cientos de fieles asistieron a recibir la Eucaristía, el Cuerpo de Cristo, representado por la hostia y vino para renovar su compromiso con Dios.

A tempranas horas de la mañana la comunidad católica acudió a la celebración de la misa de Corpus Christi, pero antes se acercaron a los sacerdotes a realizar el acto de confesión y renovar su espíritu y compromiso con Dios.

Posteriormente, al promediar las 09.00 de la mañana, los fieles se acomodaban en inmediaciones del teatro al aire libre, entre niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad, esperando la celebración de la misa de Corpus Christi; los creyentes afirmaron que esta fecha tiene mucha significado puesto que se renuevan los votos de fe con Dios.

El encargado de presidir la celebración fue el arzobispo de la ciudad de La Paz, Edmundo Abastaflor, quien recordó que a partir de la afirmación de Jesús, todos los que reciben el pan y el vino se convierten en él, un solo cuerpo. Explicó que el pan de la Eucaristía es el lazo del amor que debe existir entre todos los cristianos.

PÁRROCO

Entretanto, el padre Patricio Ayden de la parroquia “María Reina” afirmó que en esta fecha se busca fortalecer los vínculos de comunión, de unión y fraternidad, legado que el Señor ha dejado al pueblo para que no nos apartemos los unos de los otros y, sobre todo, que no existan sentimientos de enemistad, más por el contrario haya una mirada de hermandad.

En esa línea, mencionó que los hijos de Dios se alimentan de una sola mesa, de una sola palabra, del cuerpo y sangre de Cristo, al mismo tiempo recordó que esta fiesta viene pocos días después de haber concluido, durante cincuenta días, la celebración de la pascua.

REMEMORAR

Asimismo, explicó que la celebración del cuerpo y sangre de Cristo, principalmente, se la realiza para no olvidar lo que el Señor hizo por nosotros y que esta fecha se convierte en una oportunidad para reflexionar sobre la relación con Dios y también con nuestros similares.

“Y para ello, existen muchas costumbres en Corpus Christi, por un lado se dice que en esta fecha se debe cuidar al cuerpo, otros dicen que se debe agasajar al cuerpo, sin embargo, no se debe olvidar que la salvación no solamente es cuerpo, sino también espíritu y alma”, manifestó el párroco.

AYUDA

En ese sentido, declaró que el sentimiento de hermandad y ayuda al prójimo debe primar en nuestra población, “visitar a los enfermos, compartir nuestro pan con quién no lo tiene, dar abrigo y un sinfín de actividades que son parte de la salvación para quienes creen en la venida del Señor”, señaló.

Hayden aseveró que en esta fiesta del Señor debe primar un compromiso de caridad, seguir los pasos del Dios para ser renovados en cuerpo, alma y espíritu. “Muchas veces somos débiles e intransigentes frente a nuestros intereses y no lo que Dios quiere de nosotros, por lo que hoy es una nueva oportunidad para comprometernos en cuanto al servicio, amor y caridad”, expresó.

Para finalizar, explicó que está celebración cae siempre es en día jueves, porque se la vincula con el Jueves Santo, fecha en la que se recuerda la institución de la Eucaristía durante la última cena, al convertir Jesús el pan y el vino en su cuerpo y en su sangre.

MONSEÑOR

Al culminar la ceremonia, el monseñor Abastaflor junto a sus obispos auxiliares y a la comunidad católica salieron en una masiva procesión, recorriendo el centro paceño hasta llegar a la Iglesia de San Francisco para la bendición final a los feligreses, acto que tiene un significado de homenaje y gratitud de la presencia de Cristo en la Eucaristía.

Entretanto, Ana María del Carmen, de 69 años, católica, quien participó de toda la celebración de Corpus Christi, afirmó que “este día es de entrega a Dios, donde reafirmamos la fe de quien nos dio la vida y la eternidad; debemos actuar en función de lo que el Señor nos enseñó el acto de compartir entre hermanos”.

Después de lo acontecido se acercó a comprar diferentes tipos de fruta, maní, para compartirlo en su hogar y señaló que lo consumirá acompañado de la palabra del Señor, debido a que se debe celebrar su palabra y el cuerpo de Dios.

También se evidencio una masiva asistencia de jóvenes, Diana Aguilar de 14 años, entusiasmada, dijo que asistió a la celebración para recibir el cuerpo de Cristo en la Eucaristía, y explicó que es una forma de sentirse protegida y cerca del Señor, sin embargo aseveró que en su familia no se acostumbra a consumir fruta, maní, sino que tienen un momento para recordar que Dios dio la vida por nosotros a través de una oración.

Mientras tanto en los diferentes mercados de la ciudad de La Paz, se pudo observar gran demanda de frutas y maní de la población, quienes aprovecharon la fecha para comprar alimentos para compartirlos en familia, y argumentaron que en esta fecha se debe festejar el cuerpo de Cristo que está en cada uno de nosotros.

Crece festividad de Corpus Christi

Ayer jueves se cumplió la celebración de la fiesta de Corpus Christi con la misa concelebrada y la procesión del Santísimo Sacramento, este año con más elementos, objetos y gente que aumenta la solemnidad de la tradicional festividad que se vive en Potosí.

Se recuperó la tradición antigua del rodeo con diversos objetos de plata que adornaron la puerta y el ingreso de la Catedral. Donato Nina y la señora Cecilia Flores aportaron con jarras, charolas, platos, candelabros y soperas para embellecer la salida del templete con el Santísimo Sacramento. También fueron instalados otros arcos en el recorrido a cargo de las agrupaciones religiosas que participaron en la procesión.

El recorrido fue más largo ya que abarcó la plaza 10 de Noviembre, la calle Linares, la plaza Alonso de Ibáñez y parte de la calle Hoyos. Las parroquias de Santo Domingo, San Martín, Santísima Trinidad y La Merced armaron los altares con diferentes motivos y mensajes.

Los estudiantes de establecimientos educativos, en mayor cantidad de años pasados, ubicaron los mosaicos para el paso de la procesión hechos con aserrín, flores, cintas, paja y algodón con figuras y mensajes sobre la familia, el medioambiente y los migrantes.

El obispo de la Diócesis de Potosí, monseñor Ricardo Centellas, en el acto de despedida y bendición, pidió que se practique la unidad, integración y trabajo por Potosí, superando la división de cultura e ideología. Anunció que se hará el doble de rodeo para otras fiestas.

Apuntes

La población aplaudió el rescate de la platería con el tradicional rodeo y la instalación de objetos de plata que adornaron la salida del Santísimo Sacramento.

La procesión fue acompañada por las bandas de música de los colegios Mariscal Braun y Copacabana y por el sonido de las campanas de la Catedral.

La población lanzó flores y mixtura al templete del Santísimo Sacramento y escribieron mensajes en los mosaicos como “Dios es amor” y “Cuidemos la casa de todos”. El mosaico armado por el Liceo Potosí se congeló y fue difícil retirar el aserrín.

jueves, 15 de junio de 2017

Católicos reafirman hoy su fe en Corpus Christi

La catequista Jessica Sandoval afirmó que en la fiesta solemne de Corpus Christi (cuerpo de cristo), que se celebra hoy, cientos de feligreses reafirman su fe hacia Cristo y se unen a él por medio de la hostia y el vino, que representan su cuerpo y sangre; en virtud de ello, la Iglesia Católica prepara una misa colectiva.

Sandoval explicó que la fiesta de Corpus Christi se celebra 60 días después de la resurrección de Jesús. Esta fiesta católica está destinada a celebrar la eucaristía, con el propósito de aumentar la fe de los creyentes y la unión hacia Cristo.

COMIDA ESPECIAL

En esa línea, mencionó que el ingerir comida saludable, como frutas, cereales, inclusive alimentos dulces, es una tradición boliviana, en la que se busca “agasajar al cuerpo”; sin embargo, aclaró que estas tradiciones dependen mucho de cada país y que estas no son aspectos que estén instituidos por la iglesia.

“En esta fecha, los creyentes acuden a la celebración de la misa y la eucaristía para escuchar la palabra de Dios y reafirmar la fe y amor a Dios, por el cual se cree en la transustanciación (acto en el que la hostia y el vino se transforman en el cuerpo y la sangre de Cristo)”, manifestó.

DESPUÉS DE PASCUA

Al respecto, el religioso Mercedario Froy Juan Borcangelino expresó que en la fiesta de Corpus Christi se celebra, después de la solemnidad de las fiestas de pascua, del pentecostés y de la fiesta de la Santísima Trinidad. Hoy está dedicado al misterio que Jesús da a través de su palabra.

“En la última cena, Cristo toma el pan y dice: este es mi cuerpo que será entregado por ustedes; agarra la copa de vino y dice: esta es la sangre que será derramada por ustedes. Desde ese momento, él entrega a la Iglesia, representado en todos sus discípulos, su cuerpo y su sangre para que sea alimento nuestro”, aseveró.

Hoy, los creyentes reconocen la presencia de Dios en la eucaristía a través del pan, él está presente en su divinidad, en su cuerpo y en su espíritu; el pan y el vino que debe ser consumido a diario para alimentarse espiritualmente y para que Dios pueda interceder por nosotros en la vida cotidiana.

Borcangelino aclaró que el saborear las distintas legumbres o frutas que aparecen en esta época, son las que Dios nos da, lo que quiere decir que en estas fechas estamos en abundancia; sin embargo, precisó que el consumir los diferentes alimentos de la época no tiene relación con la fiesta de Corpus Christi.